Las hierbas de la sabiduría

ALDERABÁN EDICIONES, MADRID, 2000
Casa del Libro - Amazon - El Corte Inglés

El rey persa Anuxirván «El Justo» (Cosroes I) mandó a su físico Barzuyeh a la India para que recogiera unas hierbas maravillosas que crecían en aquel país y que se decía que curaban todos los males conocidos. A su regreso, el médico le presentó al monarca una amplia serie de colecciones de narraciones a las que denominó «hierbas de la sabiduría», pues remediaban efectivamente las enfermedades sociales. Probablemente, más que ningún otro, el pueblo indio supo servirse de la magia de la ficción para traspasar de generación en generación sus experiencias. Con los cuentos apologales se formó a los príncipes en las labores de gobierno, se inculcó en el pueblo el sentido de las tradiciones, se mantuvieron la religiosidad y los mitos y se condensó la sabiduría de una civilización milenaria. Esta recopilación de cuentos —tomados del acervo cultural indio— trata esencialmente del poder de la mente y de la evolución del espíritu. Lo que pretende transmitirnos no son lecciones de mera moralidad para vivir en el mundo, sino enseñanzas para trascenderlo.
 
La afortunada casualidad de que durante los años de formación del castellano la mayor parte de la península Ibérica estuviese impregnada de la cultura árabe, que dominaba el mundo a la sazón, hizo posible que multitud de elementos del sustrato cultural indio llegasen a nosotros por ese camino e incidiesen en la psiquis hispana. Dichos elementos hallaron después expresión en el vasto campo de las letras españolas y enriquecieron su herencia greco-latina, permitiéndonos entender y querer a Oriente. Desde ese momento, muchos de nuestros autores quedaron apresados por el encanto de la civilización y el pensamiento de la India en sus múltiples manifestaciones.


En este libro se recopilan y estudian temas indios de aparición regular en las letras españolas —especialmente los relativos a filosofía, religión, historia, sociedad, lenguas y literatura— y que no se han estudiado debidamente hasta el momento. El autor, con su dominio de la literatura española y sus profundos conocimientos indológicos, consigue compaginar rigurosidad y amenidad al aventurarse en este terreno virgen y fascinante de la relación entre las civilizaciones india e hispánica.